8 oct. 2017

Agotamiento del modelo de crecimiento hacia dentro y crisis

Situación económica en el periodo 1950-1973
     
Al comenzar la década de 1950, las economías de los países de América Latina mostraban un comportamiento desigual. Tres naciones: México, Brasil y Argentina —las más extensas y pobladas— habían alcanzado un considerable grado de diversificación productiva y poseían una industria en crecimiento, principalmente en las ramas química, petroquímica, metalúrgica y de maquinaria; en seguida se encontraban los países de nivel medio —Chile, Colombia, Perú, Uruguay y Venezuela—, los cuales contaban con industria textil además de una incipiente industria química y metalúrgica; por último, en los restantes países de Centroamérica, las Antillas y el Cono Sur, la industria no había avanzado más allá de la producción de alimentos y tejidos, y todavía se mantenía a la agricultura como su actividad principal.

El proceso de industrialización mediante la sustitución de importaciones, puesto en marcha por los países latinoamericanos, se había originado como efecto de una situación de crisis económica mundial, y pudo mantenerse durante un periodo prolongado debido en gran parte a los conflictos económicos y políticos enfrentados por Estados Unidos entre 1929 y 1953. Sin embargo, una vez terminada la Guerra de Corea en 1954, Estados Unidos inició su recuperación económica, pudo retomar su puesto hegemónico e imponer a los países latinoamericanos nuevas formas de dependencia tanto en lo económico, con inversiones en bienes de capital y exportación de insumos industriales, como en lo político, presionando a los gobiernos del continente a adherirse al bloque occidental en el contexto de la Guerra Fría.

Al restaurarse la economía de Estados Unidos cambiaron las circunstancias político- económicas en el ámbito mundial, se restableció el comercio entre Estados Unidos y las economías europeas, lo cual provocó que las economías de los países latinoamericanos más avanzados comenzaran a manifestar algunos signos negativos, pues además de que en el comercio internacional se dio una fuerte discriminación contra las exportaciones latinoamericanas, cuando los estadounidenses estuvieron nuevamente en condiciones de destinar fuertes inversiones hacia el sector industrial al sur de sus fronteras, el modelo de crecimiento hacia adentro se vio seriamente afectado.

En el marco de la Alianza para el Progreso, creada por el presidente Kennedy, entre 1961 y 1965 América Latina recibió de Estados Unidos inversiones de capital por un promedio de 1,600 millones de dólares (mdd) anuales, cantidad aumentada hasta 2,600 mdd entre 1966 y 1970, y a 7,600 mdd entre 1971 y 1975. El financiamiento externo permitió que las economías industriales latinoamericanas mantuvieran un ritmo de crecimiento estable, que en los años de 1960 representó el 5.6% y en la década de 1970 llegó a un 5.9%. El crédito externo ayudó también a solucionar de momento los déficits presupuestales de los gobiernos, causados no sólo por las políticas proteccionistas que reducían la posibilidad de ingresos mediante el sistema de impuestos, sino porque la creciente participación del Estado en las actividades económicas provocaba un aumento del gasto público que obligaba a buscar otras fuentes de ingreso. Pero esta vía de solución provocó un creciente aumento de la deuda externa al grado de que, a fin de pagar intereses a los acreedores, los países tuvieron que recurrir a nuevos préstamos volviendo más severa la situación de dependencia económica con respecto a Estados Unidos, y generando un desequilibrio en la balanza de pagos de los países que habían intentado el camino del desarrollo.

Como medio de restaurar el equilibrio financiero, los gobiernos latinoamericanos instauraron políticas económicas utilizando una estrategia estabilizadora que consistió en reducir el gasto público fijando precios y salarios en un intento por mantener, cuando menos, aunque no consiguieran elevarse, los niveles de crecimiento logrados hasta entonces. Estas políticas, que en algunos casos tuvieron éxito a corto plazo (por ejemplo el “milagro mexicano” entre 1955 y 1965), a la postre desembocaron en drásticas devaluaciones y en una inflación creciente que detuvo el ritmo del crecimiento económico y derrumbó las expectativas de mejorar el nivel de vida de los sectores sociales más desfavorecidos.

El modelo de desarrollo económico hacía evidente su deterioro en momentos en que el mundo occidental se convulsionaba con la rebelión de la juventud estudiantil, lo cual se constituyó en expresión del descontento político y social y, muy particularmente, dirigía su protesta contra las viejas estructuras que no habían sabido adecuarse a las circunstancias del mundo en transformación. Con Francia como epicentro, la rebelión juvenil se manifestó en varios países europeos, en Estados Unidos y en México. En este último, la protesta juvenil tuvo un trágico desenlace al ser aplastada brutalmente durante la llamada “Noche de Tlatelolco” (2 de octubre de 1968) en la ciudad de México, cuando las autoridades gubernamentales —bajo la presidencia de Gustavo Díaz Ordaz— dispararon contra la multitud congregada en un mitin. La cifra probable de muertos fue de más de 300 y los heridos sumaron miles, así como las personas aprehendidas. La tremenda represión, ocurrida días antes de que dieran comienzo los XIX Juegos Olímpicos, de los que México era sede, caló profundamente en la sociedad mexicana y obligó al siguiente gobierno a rectificar su papel frente a la juventud; el régimen adoptó una posición de apertura democrática que resultó ser más aparente que real.

Crisis

Además de las condiciones adversas de la dependencia, en los países industrializados de América Latina existían factores internos derivados del mismo modelo de desarrollo. A lo largo del proceso, y conforme fue creciendo la industria de manufactura con bienes duraderos (industria pesada), se requirió de mayores insumos y de tecnología más moderna que necesariamente debía adquirirse en el exterior; se llegó a una situación en la que aumentaban considerablemente las importaciones mientras disminuían las exportaciones en variedad y en cantidad, lo que reducía la entrada de divisas. Esto trajo como consecuencia que el sector exportador volviera a concentrarse en productos tradicionales como el petróleo, que constituyó a partir de entonces, principalmente para México y Venezuela, la fuente proveedora de las divisas necesarias para la importación de insumos. Eso creó una situación vulnerable que tendría graves secuelas que se hicieron evidentes al ocurrir la crisis del petróleo en 1973. De esta manera, el capital extranjero, predominantemente estadounidense, llegó a dominar las áreas más dinámicas de la economía latinoamericana en esta nueva etapa, caracterizada fundamentalmente por el desarrollo de la industria de transformación.

El crecimiento de la deuda se manifestó con mayor claridad a partir de la década de 1970, a causa del aumento en la importación de capitales extranjeros para cubrir las necesidades financieras de los programas de desarrollo. Durante esos años la banca internacional estuvo particularmente interesada en otorgar créditos a los países en vías de desarrollo, e incluso a algunos países socialistas, con el fin de reducir la pobreza como parte de la estrategia anticomunista característica de la Guerra Fría. Pero esta ayuda financiera aumentó la carga de la deuda externa, la cual hizo crisis en los primeros años de la década de 1980, la llamada década perdida.

Fuente: "El mundo moderno y contemporáneo", Gloria M. Delgado de Cantú, 2006

América Latina y Estados Unidos

Las relaciones con Estados Unidos:
       Entre 1939 y 1941, el gobierno de los Estados Unidos desarrollo intensas gestiones  diplomáticas en América Latina con el objetivo de lograr  la neutralidad de los países  de la región en la guerra y asegura la protección  de la paz en el hemisferio occidental.
En la Conferencia de Ministros de Asuntos Exteriores americanos celebrada en Panamá en setiembre de 1939, por iniciativa del representante de Estados Unidos, se decidió el establecimiento de un Comité Asesor Interamericanos Económico y Financiero (CAIAFE). El mismo creó a su vez una Comisión Interamericana de Desarrollo para estimular el intercambio no competitivas a los Estados Unidos, el comercio interamericano y el desarrollo de la industria latinoamericana. En 1940 se establecieron una Compañía  de Reserva de Caucho y una Compañía de Reserva de Metales para adquirir y almacenar materias primas estratégicas utilizadas en la producción de armas y municiones en América Latina y otras partes del mundo. También se creó un Banco de Exportaciones e importaciones que contó con el capitales estadounidenses y se convirtió en un instrumento de control  por parte de Estados Unidos sobre las fuentes de materias primas sobre la región. El Banco otorgó un importante crédito a Brasil para construir una planta siderúrgica en Volta Redonda, proyecto que la empresa Alemana Krupp había mostrado interés en apoyar.
      Después del ataque de Japón contra la base Pearl Harbor, los Estados Unidos se involucraron más directamente en el conflicto y exigieron a los gobiernos latinoamericanos el apoyo a la causa de los Aliados. En la Conferencia de Ministros de Asuntos Exteriores , celebrada el Río de Janeiro en 1942, el representante estadounidense presionó para que se tomara la decisión de romper relaciones diplomáticas con y económicas con las potencias del Eje. Esta propuesta fue aceptada por la mayoría de los Estados, con excepción de Argentina y Chile.
      A partir de entonces, los Estados Unidos aumentaron las compras de insumos estratégicos a varios países latinoamericanos que habías declarado la guerra  a Alemania y facilitaron el otorgamiento de créditos para la construcción de carreteras y para la adquisición de equipos de transportes y maquinarias. En particular, dieron prioridad especial a los requerimientos de bienes de capital para la industria brasileña e impulsaron, a través de diferentes "convenios de cooperación", el desarrollo de la industria siderúrgica (hierro y acero) en Perú y en México. 
      Argentina y Chile fueron los países que por más tiempo se negaron a declarar la guerra al Eje y, por esta razón, sufrieron sanciones comerciales y financieras. Sin embargo, Gran Bretaña intercedió a favor de Argentina , ya que este último era el principal proveedor de productos vitales para la continuidad de las acciones de las tropas británicas en el frente _tales como carne enlatada para la alimentación de los saldados, cuero para el mantenimiento de los armamentos y aceite de linaza para el camuflaje_.
      La intervención de los Estados Unidos en las economías latinoamericanas durante la Segunda Guerra Mundial tuvo efectos contradictorios. Por un lado, su interés por mantener bajo su control la producción de insumos estratégicos impulsó el desarrollo de algunas industrias básicas. Pero, sin embargo, este desarrollo no aumentó la autonomía latinoamericana; por el contrario, significó un abrumador  crecimiento de la influencia estadounidense en la región.  
      Tras el inicio de la Guerra Fría, la relación entre la superpotencia y Latinoamérica cambió radicalmente. Los distintos gobiernos de la región ya no serían evaluados según su adhesión a los principios democráticos occidentales, sino más bien según su cercanía o distancia del bloque soviético y su grado de sumisión a las directrices norteamericanas. Estados Unidos propició la creación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), en 1947, y de la Organización de Estados Americanos (OEA), en 1948, con el fin de asegurarse la lealtad de los países de la región en caso de alguna amenaza proveniente del mundo socialista.
     Entre 1961 y 1970, Estados Unidos creó la Alianza para el Progreso. Este plan fue propuesto por el presidente John F. Kennedy como una forma de ayuda económica y social para América Latina, siendo una estrategia para contener la propagación de movimientos revolucionarios en la región.

Texto realizado gracias a datos de:
"Historia del Mudo Contemporáneo", Alonso, Vázquez y Giavón. AIQUE, Polimodal. Bs.As. 2005
"Historia, Geografía y Ciencia Sociales"Editorial Santillana, Chile 2009

Industria por sustitución de importaciones

Las manufacturas latinoamericanas antes de 1929 ocupaban un lugar secundario en la economía, orientada básicamente a la exportación y en el sector primario (exportación de materias primas). Por esto, los aranceles tenían básicamente una función aduanera y no de protección de las manufacturas locales.
La industrialización por sustitución de importaciones comenzó produciendo bienes de consumo final, que era la vía más fácil de iniciar el proceso. Ello se debía a que la tecnología requerida era menos compleja y necesitaba menores inversiones de capital, pero especialmente a que ya existía un mercado para dichos bienes. El proceso de industrialización presionó a la capacidad instalada. Había fábricas textiles que a principios de la década del '30 llegaban a trabajar en dos o tres turnos. Por lo general se aprovechó la capacidad instalada con posterioridad a la Primera Guerra Mundial, tal como ocurrió en Perú y Brasil. La industria cementera brasileña atravesó por esta situación. En la medida que el proceso se fue consolidando, aumentó la participación del sector industrial en el PIB
En la década del '30 existió en América Latina un motor de crecimiento, la denominada industrialización por sustitución de importaciones. Si bien se redujo la actividad de algunos sectores vinculados a la exportación, hubo otros que lograron incrementos realmente importantes, tal como ocurrió con los textiles, los materiales de construcción (especialmente cemento), la refinación de petróleo, las ruedas para automóviles, los productos farmacéuticos, los sanitarios y alimentos procesados, como conservas y pastas, dirigidos al mercado interno. A su vez los textiles se destacaban, ya que su tasa de crecimiento fue superiores al 10 por ciento anual durante los años 30. La principal excepción fue Brasil, que ya había conocido una industrialización temprana en los sectores de textiles, calzado, ropa y alimentos, lo que posibilitó que las industrias de bienes intermedios y las de bienes de capital. 
Fue importante el papel jugado por algunos nuevos empresarios, en buena parte provenientes de la Europa en crisis, como impulsores del proceso. En el caso de Sáo Paulo se estima que el empleo creció a una tasa anual de 10,9 por ciento en 1930-37. Los salarios reales parece que no tuvieron variaciones... 
Con la Segunda Guerra Mundial, la industrialización sustitutiva conoció un nuevo empujón, favorecida por el éxito de la experiencia anterior. El aparato industrial avanzó en su conquista del mercado interno y en algún caso, como el del Brasil, se lanzó en busca de mercados exteriores.
La industria latinoamericana surgió con la bendición del proteccionismo oficial. De este modo, los industriales, sabedores del control que tenían sobre un mercado cautivo importante, el mercado interno, dejaron de reinvertir en sus respectivas empresas, que con el correr de los años se fueron tornando cada vez más obsoletas y menos competitivas...
En numerosos casos, y pese al nacionalismo declarativo que acompañaba las políticas, las empresas a proteger eran claramente propiedad de firmas transnacionales. Esto fue particularmente visible en lo referente a la fabricación de automotores y en el sector químico y electrónico. Si bien en estos sectores inicialmente hubo algunas grandes fábricas de capital nacional, como en Argentina, posteriormente la mayor parte de ellas sería propiedad de empresas norteamericanas o europeas, pero que igualmente se beneficiaban de las ventajas del proteccionismo. De este modo, la principal característica de muchas de estas fábricas llegó a ser la obsolescencia de sus equipos y la producción durante años de modelos que en otras partes del mundo habían dejado de fabricarse. 
Durante la Segunda Guerra Mundial, la industria se especializó en la producción de bienes de consumo, concentrados en las industria alimenticia, textil, química y farmacéutica, para lo cual se aprovechó eficazmente la maquinaria adquirida durante la fase expansiva de los años '30. La profundización de la industrialización suponía un importante esfuerzo en la innovación del parque tecnológico, si se quería continuar con el proceso de crecimiento económico. Ello significaba mayor inversión, que no fue respondida. Requería de mayores importaciones de insumos y bienes de capital, lo cual tendió a incrementar la dependencia de las importaciones, en vez de resolver los problemas de la balanza comercial, tal como se pretendía. Requería de importantes inversiones en infraestructura, caminos y comunicaciones, hasta la producción de energía eléctrica, vital para la marcha de las fábricas. Dada la gran magnitud de esas inversiones, el argumento más generalizado era que el Estado debía suplir a los inversionistas privados, que carecían de semejante cantidad de capital. Este argumento reforzaba las tendencias más favorables a extender la participación del Estado en la actividad económica. 
Entre el fin de la Segunda Guerra Mundial y la Revolución Cubana se produjeron algunos cambios profundos en la estructura económica latinoamericana... La afirmación de las políticas económicas industrialistas, con el aval de la por entonces muy influyente CEPAL y de su principal impulsor, el economista argentino Raúl Prebisch, supusieron el encumbramiento de aquellos grupos que apostaron claramente por la industrialización, en detrimento de algunos sectores de la oligarquía tradicional exportadora. La planificación se convirtió en una importante arma de las políticas económicas y con ella el avance del intervencionismo estatal fue imparable y esto ocurrió en la mayor parte de los gobiernos de la región, con total independencia de su filiación política. Todo indicaba que en América Latina no existía una política económica alternativa a la industrialización. 
La apuesta por la industrialización y el énfasis en el mercado interno llevaron a descuidar las exportaciones y como consecuencia de ello disminuyeron las divisas generadas por las ventas al exterior y los ingresos del Estado provenientes de la recaudación aduanera. No sólo eso, ya que en ciertas oportunidades fue el sector exportador el que tuvo que subsidiar la aventura industrialista, con la consiguiente pérdida de competitividad para su propio desarrollo. Ante la falta de recursos, la reinversión en el sector exportador también comenzó a desaparecer... 
Otro grupo, de un peso cada vez mayor, que iba a apostar por la industrialización y por una creciente participación del Estado en la economía era el de la burocracia. Los militares destacaron ampliamente dentro de este grupo. Aludiendo razones de seguridad nacional, cayeron bajo su control fábricas de explosivos y armamentos, pero también de productos químicos, electrónicos y de todo tipo. Burócratas, militares y tecnócratas a partir del aprovechamiento de los presupuestos nacionales supieron sacar buen partido de todos cambios, en tanto fueron los encargados de gestionar y administrar la marcha hacia la industrialización. 
El intento de industrialización sólo pudo tener éxito en la medida en que caló muy hondo en la sociedad y en que fue capaz de aglutinar a vastos y diferentes grupos sociales en un equilibrio precario y bastante inestable. En primer lugar, se necesitaban acuerdos con los obreros industriales que disminuyeran el nivel de conflictividad laboral, lo que de alguna manera suponía introducir criterios de moderación en la explotación de la fuerza de trabajo por parte de los patronos, extremo éste con el que no siempre concordaban. Este acuerdo no era fácil de concretar, de ahí la importancia creciente de los populismos en el continente, reforzados eficazmente por políticas asistenciales y de previsión social. El Brasil de Vargas y la Argentina de Perón son ejemplos claros, pero no los únicos, de estas situaciones. 
Por otra parte, los sectores populares urbanos, en tanto consumidores, se encontraban en una postura de fuerza nada desdeñable... Lo esencial era garantizar su nivel de ingresos, su capacidad de consumo y la defensa de sus puestos de trabajo. En el caso de las dos primeras situaciones, el excesivo proteccionismo supondría un encarecimiento de los artículos de consumo, ante la subida artificial de precios favorecida por los subsidios y los aranceles. De ahí que resultara muy importante recubrir el discurso industrializador con un barniz nacionalista que planteara claramente que sólo un país con industria propia podía desarrollarse. Una vez instalados como trabajadores fabriles, la defensa de su puesto de trabajo era también la defensa del propio sector industrial, lo que explica claramente por qué ante la quiebra de numerosas empresas, de todo tipo, el Estado tuviera que aparecer como el padre salvador. 
Las necesidades industriales de importar insumos y tecnología extranjeros llevaron a la mayor parte de los gobiernos a tener monedas sobrevaluadas frente a las principales divisas extranjeras (dólar o libra esterlina, fundamentalmente), lo que tendía a recortar las ganancias de los exportadores.

Texto basado en información de:
http://www.artehistoria.jcyl.es/historia/contextos/3110.htm

Preguntas:
1- Realiza una lista con las características que poseían las fábricas instaladas en América Latina durante el período conocido como I.S.I.
2- ¿Qué rol tuvo el empresariado extranjero en Latinoamérica?
3- Explica las expresión: "La industria latinoamericana surgió con la bendición del proteccionismo oficial".
4- ¿El modelo ISI o de crecimiento económico hacia dentro fue una necesidad  por las condiciones del mercado internacional o una decisión política  que tomaron los grupos dirigentes? Fundamenta tu respuesta.


6 oct. 2017

Atención 4to.12 Liceo Manuel Rosé

Queda suspendida la salida didáctica, cine en tu barrio, del día de mañana. Nos vemos en el horario habitual de clases, Difundir, 
Gracias. Prof. Claudia Solís

27 sep. 2017

Análisis fotográfico sobre Imperialiso



Angola en 1890

1- Describe qué aparece representado (ambiente, objetos, personajes, qué sucede, etc.)
2- Tomando en cuenta la fecha y lugar de la fotografía establece qué tema dado está relacionado con dicha fotografía.
3- ¿Con qué fin u objetivos crees que se realizó esta fotografía?
4- ¿Cuál de las siguientes palabras crees que describe mejor la situación?: DOMINIO, DESIGUALDAD, VIOLENCIA, INJUSTICIA.   Fundamenta tu elección.
5- ¿Crees que ésta imagen tiene valor histórico o aporta algo al estudio de la historia? Fundamenta tu respuesta.
6- Esta imagen te provoca: ALEGRÍA, PENA, INDIFERENCIA, TRISTEZA, ASCO, u otro sentimiento.  Fundamenta tu elección.

Música para Latinoamérica

Les dejo una selección de canciones, muy personal, tratando de abarcar varios géneros y estilos, pero tienen en común que hacen referencia de forma crítica a la realidad Latinoamérica. Les recomiendo acceder a los link inferiores para poder leer las respectivas letras.


somos mas americanos!!! - los tigres del norte por paratodoo
https://www.letras.com/los-tigres-del-norte/528824/


https://www.letras.com/negra-mano/567022/


https://www.letras.com/mercedes-sosa/63291/


https://www.letras.com/calle-13/latinoamerica/


https://www.letras.com/los-prisioneros/372901/


https://www.letras.com/caetano-veloso/76612/


https://www.letras.com/skap/421931/


https://www.letras.com/animal/116907/


https://www.letras.com/flicts/latinoamerica/

24 sep. 2017

Documental "El Che: asenso y caída"

Nombre del vídeo: "Che: Ascenso y caída" producido por Canal Historia.
Descripción del vídeo: Después de permanecer durante 30 años en una tumba anónima en algún lugar de Bolivia, los restos del Che se han llevado a Cuba. Este espacio hace un recorrido por la vida de Ernesto Guevara, desde los primeros veranos en Alta Gracia hasta México y, después, Sierra Maestra; desde sus comienzos como un burócrata en La Habana post-revolucionaria hasta las selvas del Congo y Bolivia. Sus dificultades y tribulaciones, evocadas por viejos amigos y camaradas, desvelan un Che no tan idealizado y, sin embargo, irremplazable. Este espacio fue rodado en Cuba mientras los restos del guerrillero eran trasladados en avión desde la localidad boliviana de Vallegrande, 30 años después de su ejecución. El Dr. Alberto Granados, su compañero de viaje, se une a los tres miembros supervivientes de la Guardia de Hierro del Che Guevara y a otros testigos claves para ofrecer este escalofriante testimonio, la historia de una de las grandes leyendas del siglo XX.

Material elaborado gracias al aporte de:
http://tu.tv/videos/el-che-ascenso-y-caida-2006-documental
Videos tu.tv

La Revolución Cubana en el contexto de la Guerra Fría

INVASIÓN LA BAHÍA COCHINOS
El desembarco en Bahía Cochinos fue una tentativa frustrada de derrocar al gobierno  revolucionario cubano, presidido por Fidel Castro en 1961 por parte de Estados Unidos, con el respaldo del autoproclamado gobierno cubano en el exilio presidido por José Miró Cardona. Los crecientes roces entre Estados Unidos y el régimen castrista impuesto en la isla tras la Revolución Cubana, llevaron al presidente Dwight D. Eisenhower a romper las relaciones diplomáticas con Cuba en enero de 1961. Sin embargo, ya con anterioridad la CIA había estado adiestrando a exiliados cubanos antirrevolucionarios con miras a una posible invasión de la isla. Este plan fue aprobado por el sucesor de Eisenhower, John F. Kennedy.
El 17 de abril, unos 1.500 exiliados, con armamento estadounidense, desembarcaron en la bahía de Cochinos, situada al sur de Cuba. Con la esperanza de poder contar con el apoyo de la población local, trataron de cruzar la isla hasta La Habana, pero fueron interceptados por el Ejército cubano. Cuando el 19 de abril acabó la lucha, cerca de 100 de ellos habían muerto y el resto habían sido hechos prisioneros. El fracaso de la invasión perjudicó gravemente al gobierno de Kennedy, al que algunos culparon de su fracaso por no haber proporcionado el apoyo necesario y otros por permitir que se llevara a cabo. Posteriormente, los exiliados capturados fueron rescatados, previo pago, por grupos privados de Estados Unidos.


CRISIS DE LOS MISILES
Fue la más importante confrontación de la Guerra fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética (URSS) por las instalaciones de misiles proporcionadas por los soviéticos a Cuba. En mayo de 1960 el primer ministro soviético Nikita S. Jruschov prometió que la Unión Soviética defendería el recién creado gobierno revolucionario de Fidel Castro e inició proyectos para suministrar a Cuba misiles balísticos de medio e intermedio alcance, los cuales situaban al este de Estados Unidos dentro del alcance de un ataque de misiles cubanos. Hacia el verano de 1962, Estados Unidos supo que la Unión Soviética había comenzado los envíos de misiles; aviones espía que sobrevolaron Cuba habían fotografiado los trabajos de construcción dirigidos por los soviéticos hacia el 29 de agosto y el primer misil balístico fue descubierto el 14 de octubre.Después de una semana de consultas secretas con sus asesores, durante las que se barajaron las opciones de invasión, ataques aéreos, bloqueo y diplomacia, el 22 de octubre el presidente estadounidense John Fitzgerald Kennedy anunció su intención de realizar el bloqueo naval de Cuba para evitar la llegada de más misiles. Kennedy requirió que la Unión Soviética desmantelara y se llevara las armas, declarando que las fuerzas navales estadounidenses interceptarían e inspeccionarían los barcos con rumbo a Cuba para determinar si llevaban misiles. Estados Unidos fue apoyado por otros miembros de la Organización de Estados Americanos.Las naves soviéticas rumbo hacia Cuba regresaron para evitar la zona controlada, mientras que el diálogo entre Jruschov y Kennedy se abrió a través de canales diplomáticos. Tras varios días de negociación, durante los cuales muchos temieron la posibilidad de una guerra nuclear, Jruschov acordó, el 28 de octubre, desmantelar el emplazamiento de los misiles y llevar las armas de nuevo a la Unión Soviética, ofreciendo a Estados Unidos realizar la inspección del emplazamiento como garantía para que no invadiera Cuba. Kennedy proporcionó las garantías, levantó el bloqueo y también prometió en secreto retirar los misiles estadounidenses recientemente situados en el territorio de su socio en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Turquía. 
Cuba se negó a permitir la prometida inspección, pero el reconocimiento aéreo estadounidense reveló que las bases se estaban desmontando; la actitud de rechazo de Castro por la retirada soviética fue infructuosa. La aparente capitulación de la Unión Soviética en la suspensión del proyecto fue fundamental para la destitución de Jruschov en 1964.

15 sep. 2017

El reparto de África y la Conferencia de Berlín (1885-1886)

Entrevista del comodoro  Sir William Hewett y el administrador británico de Costa de Oro Charles C. Lee (creartehistoria)
África es en el siglo XIX el continente en el que confluyen, de forma conflictiva, las apetencias de todas las potencias colonizadoras; es el continente del reparto, no exento de tensiones. En África se instalan ingleses y franceses, grandes potencias imperialistas, pero también belgas, alemanes, italianos, portugueses y españoles. En 1880 los europeos ocupaban únicamente una serie de posiciones costeras; en 1914 está totalmente repartido entre las potencias europeas y sólo subsisten dos Estados independientes: Liberia y Etiopía. En la complicada historia del reparto podemos encontrar algunos lineamientos:
a) La ocupación se inicia desde la zona costera, y desde éstas se penetra hacia el interior. El objetivo ideal sería alcanzar la costa opuesta y formar un imperio continuo, ambición que sólo estuvo a punto de conseguir Inglaterra.
b) Aspecto legal. ¿Es el descubrimiento o la ocupación efectiva la que otorga derecho de explotar un territorio? La Conferencia de Berlín de 1885 se inclina por la ocupación, lo que acelera el ritmo de la colonización y la aparición apresurada en el mapa africano de los países que todavía no habían iniciado la formación de un Imperio.
c) Ocupación los valles y luego de los ríos. Con la ocupación del valle se considera que se tiene derecho a la ocupación de la cuenca entera y a la formación de una colonia sobre ella. Es el caso del Nilo y del Congo.
d) La ocupación es paulatina, casi lenta. Al principio no se piensa en colonias, sino en factorías, en bases costeras de aprovechamiento. La doctrina imperialista es tardía, se forma tras la ocupación real de las primeras colonias.
e) La clave de la ocupación africana está en Egipto y en el valle del Nilo. Aunque hubo problemas complicados, como el Congo, la base de todos los planteamientos es la defensa inglesa del valle del Nilo y el intento francés de llegar a él. En general, todos quieren llegar al Nilo, tanto si parten del Atlántico como del Indico.
La complejidad del reparto de África quedó reflejada en el Acta de la Conferencia de Berlín, en la que se habla de territorios, pero también el tema de "la libertad de comercio en la cuenca del Congo y de navegación en el Níger", así como la protección a los viajeros y misioneros en el ejercicio de su actividad.
Mapa del proceso de expansión europea en África (creartehistoria)

EJES DE LA COLONIZACIÓN DE AFRICA
La costa mediterránea
La costa mediterránea parece ser una zona reservada a Francia hasta la aparición de los ingleses en Suez. Los franceses han iniciado la ocupación de la costa argelina en 1830. Será una colonia de poblamiento: en 1870 viven en Argelia 250.000 franceses y en 1914 ya 800.000. Sobre Túnez se volcaban las apetencias francesas, inglesas —tras la construcción del canal de Suez— y alemanas. Son los franceses los que consiguen instalar una especie de protectorado.
Suez y el valle del Nilo
La presencia de los ingleses en Suez se produce cuando, en 1878, Egipto no puede pagar los intereses de las acciones inglesas y francesas del Canal y se ve obligado a confiar la gestión de sus finanzas a las dos potencias europeas. Tras el desembarco de Wolseley se da la ocupación militar del país por parte de los ingleses, con la ficción de ayudar a la administración egipcia. Posteriormente a los ingleses avanzarán hacia el Sur, a lo largo del valle del Nilo
Vías de ocupación en la costa occidental
En la costa occidental tres grandes ríos señalan la penetración de tres países: por el Congo se expansionan los belgas, que heredan los derechos de la sociedad internacional —presidida por el rey Leopoldo II— que ha explorado la zona; los franceses remontan el Senegal; los ingleses el Níger. Las cuencas del Senegal y el Níger no plantean problemas.
No ocurre lo mismo con el Congo, en cuya orilla derecha se ha establecido los franceses, y en cuya desembocadura los portugueses han instalado el enclave de Cabinda. La complejidad de la colonización en el Congo provoca la convocatoria del Congreso de Berlín (1885), en el que se determina la existencia de un Estado libre del Congo —en realidad controlado por los belgas—, se delimita la zona francesa, en la orilla derecha, y se dibuja otra zona que quedará bajo control internacional.
Después del Congreso la mayor actividad en la costa Oeste es la francesa. En la costa oriental africana no existían grandes Estados en tierra firme, ni tampoco un comercio intenso, a excepción del marfil, que era transportado por esclavos. Por este motivo, Inglaterra no deseaba establecer en Zanzíbar un protectorado británico. Pero la presencia alemana, representada por la Compañía Alemana del África Oriental, incita a los ingleses a defender sus bases y a declarar que los puertos de Mombasa y Zanzíbar son vitales para las comunicaciones con la India. Ante esta situación, se dividen en el año 1886 la tierra firme, el Norte para los ingleses, el Sur para los alemanes.
Es la hora de los italianos, resagados en comparación con los anteriores, se expansionan hacia Eritrea y posteriormente hacia Etiopía, lo que provoca el recelo de los ingleses ante la aproximación al valle del Nilo. Los italianos son obligados a detener su avance, aunque se les reconoce la posesión de una parte del territorio Somalí.
Conflicto anglo-francés
Todavía existía en África una zona sin ocupar, el Sudán. Los franceses avanzan hacia el Sudán desde el Oeste, los ingleses desde el Norte y el Sur. En Fachoda se encuentran los ejércitos franceses e ingleses. La retirada del francés Marchand permite el control del valle del Nilo exclusivamente por los ingleses y la constitución de un imperio casi continuo, Norte-Sur, como soñaba Cecil Rhodes, de El Cairo a El Cabo, únicamente interrumpido por el África Oriental Alemana.
Reparto consumado
En el reparto total de África los ingleses se han llevado la mejor parte: el valle del Nilo con su algodón y el Sur del continente con su oro y diamantes, dos zonas que tienen además el valor estratégico de apoyos en las dos rutas de la India. Francia ha constituido un imperio sólido en la zona occidental. Los belgas han podido reservarse una colonia de inmensas riquezas. Los portugueses se han establecido en Angola y Mozambique, pero no han podido unirlas por rutas terrestres, por la presencia inglesa en Rhodesia; es un conflicto similar al de Fachoda, el cruce de un imperio que intenta extenderse de Oeste a Este con otro que lo hace de Norte a Sur.
Principales metrópolis y sus colonias en África (creartehistoria)





   Fragmento del Acta General de la Conferencia de Berlín, febrero de 1885
En nombre de Dios todopoderoso.
Su majestad el Rey de España; S.M. el Emperador de Alemania, Rey de Prusia; S.M. el Emperador de Austria, Rey de Bohemia, etc. (...)
Deseando establecer en un espíritu de entendimiento mutuo, las condiciones más favorables al desarrollo del comercio y de la civilización en determinadas regiones de África, y asegurar a todos los pueblos las ventajas de la libre navegación por los principales ríos africanos que desembocan en el océano Atlántico; deseosos, por otra parte, de prevenir los malentendidos y las disputas que pudieran suscitar en el futuro las nuevas tomas de posesión efectuadas en las costas de África y preocupados, al mismo tiempo por los medios de aumentar el bienestar moral y material de las poblaciones indígenas, han resuelto (...):
1º Declaración relativa a la libertd de comercio en la cuenca del Congo, sus desembocaduras y países circunvecinos, con disposiciones relativas a la protección de los indígenas, de los misioneros y de los viajeros, y a la libertad religiosa. 
2º Declaración referente a la trata de esclavos y las operaciones que por tierra o por mar proporcionan esclavos para la trata. 
3º Declaración relativa a la neutralidad de los territorios comprendidos en la cuenca convencional del Congo. 
4º Acta de navegación del Congo. 
5º Acta de navegación del Niger.
6º Declaración que establece en las relaciones internacionales reglas unformes respecto a las ocupaciones que en adelante puedan verificarse en las costas del continente africano.
Artículo 34. Toda potencia que en lo sucesivo tome posesión de un territorio situado en la costa del continente africano, pero fuera de sus posesiones actuales, o que no poseyendo ninguno hasta entonces, llegase a adquirirlo, así como toda potencia que se haga cargo en aquélla de un protectorado, acompañará el Acta respectiva de una notificación dirigida a las restantes potencias firmantes de la presente Acta, con objeto de ponerlas en condiciones de hace valer sus reclamaciones, si hubiese lugar a ellas.
Artículo 35. Las potencias firmantes de la presente Acta reconocen la obligación de asegurar, en los territorios ocupados por ellas en la costa del continente africano, la existencia de una autoridad suficiente para hacer respetar los derechos adquiridos y, llegado el caso, la libertad de comercio y de tránsito en las condiciones en que fuese estipulada.”              

Ejercicios Interactivos:
Inglaterra y Estados Unidos en disputa por África (creartehistoria)1- MAPA DEL REPARTO DE ÁFRICA:  TEST SOBRE UBICACIÓN TERRITORIAL Y LOS DOMINIOS DE LAS POTENCIAS IMPERIALISTAS EN ÁFRICA PARA 1914.

2- EJERCICIO DE CORRESPONDENCIAS: DEBES ESTABLECER  QUÉ TERRITORIO LE PERTENECE A DETERMINADA POTENCIA.


Texto elaborado gracias al aporte de: 
http://www.portalplanetasedna.com.ar/imper05.htm  y de Clasehistoria.com
Otro juego disponible sobre el Reparto de África en: http://clio.rediris.es/actividades/Colonialismo/inicio.htm

4 sep. 2017

Principales representantes de la URSS


Marx y el Marxismo


Socialismo científico o marxismo
Partiendo del estudio histórico sobre la transición de unas sociedades a otras, Karl Marx y su amigo Friedrich Engels realizaron un análisis de la sociedad capitalista, indagando en sus contradicciones y planteando los medios para su destrucción.
El marxismo pretende remplazar al llamado "socialismo utópico" como corriente ideológica obrerista dominante. Fue precisamente en 1848 cuando se publicó el "Manifiesto comunista, la obra más conocida del marxismo.
Las ideas marxistas no conforman un bloque unitario, pues los escritos de Marx han ido completándose con el tiempo y han sido objeto de varias
revisiones. En sus escritos como "Tesis sobre Feuerbach" (1845), "Miseria de la Filosofía" (1847), el ya aludido "Manifiesto Comunista" y sobre todo "El Capital", Marx y Engels desarrollaron una teoría en la que destacan los siguientes aspectos y puntos de vistas:
La plusvalía
Podría definirse como la diferencia entre la riqueza producida por el trabajo del obrero y el salario que éste recibe del patrono. Esa remuneración sirve para hacer frente a los gastos de alimentación, vestido y el alojamiento que necesita para subsistir y seguir trabajando pero no satisface el total del valor del trabajo desarrollado. Este hecho conlleva el enriquecimiento del capitalista, producto de la apropiación de parte la actividad realizada. La plusvalía sería por tanto, la parte del trabajo que el empresario deja de satisfacer al trabajador.
La lucha de clases
Las clases sociales para el marxismo están definidas por las relaciones de producción, es decir, por la forma en que los hombres producen mercancías. En el seno de las relaciones de producción, el papel que ocupa cada individuo está determinado por la división del trabajo, es decir, aquellos que desarrollan una misma actividad -y por tanto están sometidos a unas idénticas condiciones- conforman una clase social. Las clases sociales vienen determinadas por el lugar que ocupan en el proceso de producción de la riqueza. Unos la producen y otros se apropian de una porción de la misma. De esa relación no cabe esperar sino el antagonismo y la hostilidad entre explotados y explotadores.

A lo largo de la historia siempre ha habido clases enfrentadas. En las sociedades esclavistas (Grecia y Roma en la Antigüedad) fueron antagónicos los propietarios libres y los esclavos; en el seno de la sociedad feudal el enfrentamiento se estableció entre nobles y eclesiásticos por un lado y siervos por otro.
En el seno de la sociedad capitalista ocurre igual: la lucha de clases es protagonizada por la burguesía, propietaria de los medios de producción (capital, fábricas, máquinas, transportes, etc.) y por el proletariado que, al disponer únicamente de su fuerza de trabajo, se ve obligado a venderla a cambio de un salario que escasamente sirve para satisfacer la supervivencia. Los intereses de ambas clases son antagónicos e incompatibles y conducirán indefectiblemente al enfrentamiento. A medida que el capitalismo vaya desarrollándose el número de obreros se incrementará, lo que unido al deterioro de sus condiciones de vida, conducirá a la revolución.
La revolución tendrá como objetivo conseguir una sociedad perfecta donde no existan ni explotadores ni explotados. Para ello será imprescindible la abolición de la propiedad privada, es decir, la socialización los medios de producción, evitando la mera sustitución de los antiguos propietarios por otros nuevos.
La dictadura del proletariado
Una vez que la clase obrera haya tomado conciencia de la explotación que sufre, se organizará en torno a  
partidos de carácter revolucionario, siendo dirigida por una vanguardia especialmente capacitada y activa, empeñada en planificar la destrucción del sistema capitalista. Esa acción que no debería circunscribirse a un solo país ya los intereses de la clase trabajadora idénticos en todo el mundo capitalista, habría de concertarse con un caracter internacional.
A través de la acción revolucionaria los obreros deben derribar el gobierno de la burguesía y sustituirlo por uno de carácter obrero. Eso puede requerir el uso de la violencia, pues los trabajadores se encontrarán con la oposición de la clase dominante.
Una vez conseguido el control del Estado será necesario salvaguardar las conquistas realizadas mediante el ejercicio de una dictadura de los trabajadores, constituyendo éste el primer paso hacia la consecución de una sociedad comunista sin clases.

El nuevo Estado que surge de la revolución habrá de suprimir la propiedad privada de los medios de producción (elemento primordial en la explotación de la clase obrera) y sustituirla por la propiedad colectiva.
La tesis de la dictadura del proletariado ha sido una de las más controvertidas del marxismo, ya que implica la conquista de una de las claves de la superestructura social: el Estado.
La sociedad sin clases
Una vez consolidado el nuevo las relaciones de producción se habrán transformado y los medios de producción no estarán concentrados en manos de una minoría, sino que serán colectivos. Por lo tanto, ya no habrá ni opresores ni oprimidos, tan sólo una clase social, la trabajadora. En su seno regirá la solidaridad y la armonía entre hombre y trabajo, éste ya no será fuente de sufrimiento y
alienación. Se disiparán asimismo las diferencias entre agro y ciudad, entre trabajo manual e intelectual. Esa es la sociedad comunista para Marx.


Datos extraidos de: http://www.nodo50.org/garibaldi/contenido/introducc.htm
y clasesdehistoria




8 ago. 2017

El estalinismo en la Unión Soviética

El Estado totalitario 

Dotado de una determinación inflexible y de gran disciplina, Stalin reconstruyó el Estado soviético sobre nuevos pilares que aseguraron su permanencia en los niveles más altos del poder. Tales pilares fueron los siguientes: 
• La reorganización de la policía secreta: desde los tiempos de Lenin, la policía secreta había sido clave para preservar la seguridad del PCUS (Partido Comunista de la Unión Soviética) y eliminar adversarios políticos. En la época de Stalin se creó la OGPU o Directorio Político del Estado, una organización ultra secreta destinada a la seguridad del líder y a la detección y eliminación de sus adversarios. Sus integrantes eran reclutados no por sus conocimientos teóricos y capacidad de liderazgo, sino por su lealtad a Stalin. Más tarde, en 1934, se estableció el NKVD o Comisaría del Pueblo para Asuntos Interiores destinada a la vigilancia de los miembros del partido y de la sociedad comunista. 
• La política del terror: mediante un hábil uso de la propaganda, el régimen estalinista inventó y desarrolló la idea de los enemigos internos, o agentes del imperialismo, lo que fomentó un sistema de delaciones compensadas, en el que la sociedad rusa participó para detectar a los eventuales enemigos de la revolución. 
• La educación partidista: a través de las escuelas, las asociaciones de jóvenes, los programas de adoctrinamiento y de defensa, y las instancias de control de masas se constituyó un perfil ideal de ciudadano soviético, fiel al marxismo-leninismo (según la interpretación oficial desarrollada por Stalin) y a la historia rusa, reescrita por el régimen del modo en que Stalin se presentaba como el protagonista de los acontecimientos. 
• La purificación del partido y del Ejército Rojo: cuando las técnicas de propaganda no funcionaban, se hizo uso y abuso de la represión, incluso en contra de miembros del partido y del Ejército Rojo. La población considerada sospechosa de conspirar en contra del régimen era sometida al Gulag, es decir era desterrada a campos de adoctrinamiento, como se denominaba a los campos de trabajo forzado en Siberia, o simplemente se las ejecutaba. Entre 1936 y 1939, fueron procesados y ejecutados ex líderes de la Revolución de Octubre, como Kámenev, Zinoviev, Radek, Piatakov, Sokolnikov, Bujarin, entre otros, y miles de militantes, acusados todos de conspiración en contra del estado soviético. Este proceso, al que se conoció posteriormente como Gran Purga, tuvo como objetivo explícito la purificación del partido y del ejército de elementos contrarrevolucionarios y trotskistas, pero en realidad cumplió con el objetivo de eliminar adversarios que podían hacerle peso a Stalin en su obsesión por controlar todo el poder del Estado.
• El culto a la personalidad: la consecuencia más duradera de estas purgas, fue el sometimiento mediante el terror de todos los estamentos de la sociedad comunista a la voluntad y a la figura de Stalin, que pasó a ser conocido en adelante como Batiuska (el padrecito). Se desarrolló entonces un proceso de santificación y endiosamiento del líder de la patria de los trabajadores: se construyeron grandes estatuas en su honor, que orlaron las plazas de las principales ciudades del país, y muchas ciudades y pueblos fueron fundados con su nombre.

Ciclo Revoluciones: vídeo documental sobre Revolución Rusa

video
Sinopsis: ¿Quiénes fueron los líderes que protagonizaron las grandes revoluciones? ¿Cuáles fueron los ideales por los que pelearon? ¿Cuáles son las consecuencias que tuvieron a lo largo de la historia?
Dirigida al público juvenil, Revoluciones utiliza la narración histórica y el docudrama para acercarse a estos hechos fundamentales de la historia universal.
Publicado en: http://www.encuentro.gov.ar



LinkWithin